COACHING ONCOLÓGICO: Una nueva perspectiva sobre el cáncer

04/02/2015

10847790_10204611281818676_8200354864579778210_n

 

“Si yo he podido superar un cáncer, tu también puedes”: este es el mantra que quiero transmitir en estas líneas desde la humilde perspectiva de una chica de 32 años que, hace casi 5, venció un pulso a vida o muerte contra un rival demasiado fuerte, demasiado agresivo. Un rival al que, todavía hoy, en pleno siglo XXI, a muchos todavía les cuesta nombrar: El cáncer. He sobrevivido a un cáncer, tras 2 años de quimios, radioterapia, hospitales, transfusiones, miedo e incertidumbre. A pesar de que los médicos me dieron muy mal pronóstico, desde el minuto uno tuve claro que quería vivir, y que iba a luchar por mi vida con todas mis fuerzas. El coaching es, básicamente, un proceso de cambio orientado a alcanzar un objetivo. Yo tenía claro cuál era mi objetivo: Vivir. No podía permitirme pagar los servicios de un coach que me asesorase y acompañase en la carrera de fondo cuya meta, lejana y aparentemente inalcanzable, era superar la enfermedad. Es probable que ningún coach hubiera aceptado orientarme para poder alcanzar mi tremendamente ambicioso objetivo: la supervivencia. Por eso, con ayuda de los médicos y de mi familia, aprendí a ser mi propio coach; me construí una coraza de motivación y positivismo, decidida y empeñada en superar la enfermedad. Porque, “si sales a ganar, tienes el 50% de posibilidades de conseguirlo”. La actitud es un factor fundamental a la hora de enfrentarse a un cáncer: aunque cueste (a un@s más que a otr@s), es imprescindible mantener una actitud positiva, resuelta, para afrontar los tratamientos y sus efectos secundarios. La caída del cabello, la debilidad, la fatiga física, la ansiedad, las náuseas y vómitos, la irritación de piel y mucosas, las infecciones debido a la bajada de defensas del sistema inmunológico, el dolor, la angustia, las estancias hospitalarias, las constantes analíticas de sangre y pruebas médicas de diversa índole… Todo se hace más llevadero con una sonrisa. No debemos olvidar que, el fin de todo ello es conservar nuestra vida, acabar con la enfermedad . ¿Acaso no merece la pena sacrificarse un poco para alcanzar ese valioso objetivo? Afronté cada etapa de la enfermedad como una nueva etapa de aprendizaje. Aprendí a valorar cada pequeño detalle, aprendí cosas que, sin pasar por esta experiencia, jamás habría aprendido (pese a los cientos de libros que he leído en mi vida y muchos años de Universidad). Y todo ello, gracias a los cambios que se produjeron en mis actitudes, en mi forma de afrontar la enfermedad. Sólo eché en falta una cosa: el conocer a alguien que hubiera superado un cáncer y que fuese mi mentor, mi guía, ante una enfermedad que hasta entonces desconocía totalmente. Decidí compartir mi aprendizaje en el ciberespacio, contar mis experiencias en un blog. A través de él llegaron a mi vida muchas personas que se encontraban perdidas, a la deriva, viviendo (o ellas o algún familiar) lo mismo que yo estaba viviendo. Es realmente motivador y muy gratificante poder ayudar a otros, aconsejarles desde tu humilde experiencia, tranquilizarles, transmitirles apoyo y cariño. Así fue como, sin saberlo, acuñé el término “coaching oncológico”: Tras 2 años de mi vida luchando contra un cáncer, hoy soy capaz de transmitir a otros lo que vivido y aprendido. He conseguido ser mi propio coach oncológico y, desde hoy mismo, si me necesitas, también puedo ser el tuyo…

 

Vanesa Sáez

La terapia del canguro

www.facebook.com/laterapiadelcanguro

canguro_n

8 comentarios. Deje uno nuevo

Enhorabuena!
Espero que aquell@s que se enfrenten al cáncer, sean pacientes o familiares encuentren en tí un buen apoyo para superarlo!!

En primer lugar me gustaría felicitarte, no sólo por el artículo sino por todo lo que has conseguido hasta ahora, no solo has hecho frente a una vivencia muy dolorosa sino que compartes tu experiencia desde un punto de vista positivo y optimista con otras personas (o familiares) que han pasado/están pasando por lo mismo.

En segundo lugar, me alegro mucho de que existan personas como tú dispuestas a compartir y a enseñar a seguir hacia adelante tanto a enfermos como a sus familiares, a dar motivación y esperanza.
Desde mi humilde opinión, creo que orientar a los familiares (además de al propio paciente en sí) es vital para la recuperación de la persona que sufre cáncer, porque a veces un “todo va a salir bien” no significa nada o lo significa todo. Los familiares solemos decir cosas típicas para este tipo de circunstancias y que muchas veces se quedan vacías (o esa es la sensación que se le queda a uno) porque en una enfermedad tan cruel y tan devastadora ser empático al 100% y ser capaz de hacer y decir lo correcto en el momento adecuado es imposible, porque aunque estemos muy cerca del problema y lo vivamos a flor de piel y suframos por la agonía de la persona a la que queremos, quien realmente sabe del dolor que se sufre, físico y emocional, son los que ya han pasado/están pasando por ello.

Mientras haya que seguir luchando contra el cáncer, espero de todo corazón que muchos sean testigos de recuperaciones como la tuya y que otros tantos sean receptores del entusiasmo que contagias por la vida.

Una vez más, enhorabuena por ser valiente y vencer a un rival tan fuerte y gracias por compartirlo con todo aquel que lo necesita.

Buenas tardes, mi experiencia no es como paciente, sino una persona que tiene un trabajo muy gratificante, ya que ayudo a sentirse con mayor autoestima a personas aperadas de cancer y pasar diferentes etapas de este.

Soy Micropigmentadora de Areolas, cejas, pestañas, cicatrices etc., si necesitais ayuda o asesoramiento, yo encantada de darlo.
Por ultimo comentar que es imprescindle para cualquier trabajo de micro, tener una piel super hidratada, si estos productos os puede ayudar a mejorar vuestra piel, utilizarlo, porque obtendreis unos resultados posteriores a cualquier tratamiento optimo,

Un saludo a todos

Diana Cosío
09/08/2015 1:26 am

Gracias por compartir tu historia y muchas felicidades!!!
Ojalá me puedas apoyar, estoy trabajando en la ciudad de México en un hospital en el área de Oncología apoyando emocionalmente a pacientes, justamente buscando realizar un programa de coaching oncológico. ¿Tendrás alguna información al respecto??

Cecilia Borges carpio
19/08/2015 2:27 am

Que bueno encontrar personas tan valientes y optimista como tu! Tengo un hermano pasando por ese trance en estos momentos y la depresion lo agarro y no se como ayudarlo! Quisiera tener herramientas para lograr que se levante pero no se como! Gracias por tu mensaje de optimismo!

Hola, estoy con tratamiento de quimio y he pasado tb radio. Mi diagnóstico es plasmocitoma múltiple. Me han puesto una prótesis en el cuello x una lesión muy agresiva, tengo otra lesión en la columna y tuve una fisura en una costilla.
Soy muy optimista e intento llevarlo lo mejor posible, pero a veces es muy difícil.
No m vendría nada mal ayuda d gente q esté en situaciones similares.
Gracias.

Estoy en pleno tratamiento de quimioterapia y emocionalmente me vendría bien un poco de ayuda así que si puedes contactarme estaría encantada de recibir coaching por tu parte.

Vanesa Sáez
06/11/2015 7:32 am

El coaching oncológico es una modalidad de coaching en la que soy pionera, al menos desde la perspectiva que transmito a través de este artículo. Estoy convencida de que para alguien que esté pasando por un cáncer puede ser de gran ayuda el compartir sus dudas y miedos no solo con médicos, familia, pareja o amigos, sino también con alguien que haya afrontado con resiliencia y estoicamente la enfermedad. Estaré encantada de ayudaros como pueda, Elena, Marca, Cecilia y Diana. Podéis contactar conmigo a través de mi página de Facebook, mediante mensaje privado. Un fuerte abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>